Los viajes en autobús son en la mayoría de las veces, la mejor manera de viajar de un destino a otro, debido a los bajos costos. Si bien, se recorren grandes distancias a costa de largas horas de aburrimiento, aquí te planteamos algunos consejos para que puedas disfrutar y no sufrir, aquellas largas travesías en autobús, en tus próximas vacaciones.

La mejor manera de acortar los viajes en autobús, es dormir. La mayoría de las líneas de autobuses cuentan con asientos reclinables, que no se comparan con una cama, pero bien puedes acomodarte para hacer unas horas de sueño.

En algunos autobuses puedes aprovechar los asientos solitarios que van detrás de la puerta trasera, donde puedes reclinarte sin molestar a nadie en la parte de atrás.

Escoge el asiento de la ventana, para poder admirar el paisaje de la carretera y no ser molestado por el compañero de asiento, las veces que necesite levantarse al baño.

Procura viajar cansado. También puedes hacer una caminata unas horas antes de subir al autobús, para tener una actividad física que haga que el cuerpo necesite recuperarse.